Quickribbon Positivo Digital: Einstein tenía razón

¿Qué es Positivo Digital?

Es un blog independiente y alternativo que parte de una iniciativa personal para divulgar contenidos mediáticos positivos, con valores y proyección social, que suelen pasar inadvertidos en los medios de comunicación habituales.
Visita todas las secciones, Positivo Digital te sorprenderá...


jueves, 14 de junio de 2012

Einstein tenía razón


Cuatro experimentos desmontan el error de los neutrinos más rápidos que la luz.
El asunto de los neutrinos que, supuestamente, viajaban más rápido que la luz, arrollando la teoría de la relatividad especial de Einstein, ha quedado zanjado.

No son partículas superlumínicas, fue un fallo en el experimento y, cuando se han repetido las medidas con el mismo detector y con otros como control, ha resultado que los neutrinos viajan a su velocidad debida.

“Los cuatro experimentos Borexino, Icarus, LVD y Opera han medido un tiempo de vuelo de los neutrinos que es coherente con la velocidad de la luz”, declaró ayer el Laboratorio Europeo de Física de Partículas (CERN), pese a su implicación marginal en el controvertido experimento, ya que se limitó a generar los neutrinos.

El culebrón de los neutrinos se remonta al pasado mes de septiembre, cuando los científicos del experimento Opera presentaron en el CERN unos resultados inesperados y extraños: los neutrinos, esas partículas que apenas interactúan con la materia, alcanzarían velocidades superiores a la de la luz. Dario Auterio, en nombre de Opera, en aquella conferencia no aludió a Einstein, pero todo el mundo era consciente de la implicación: si fuera verdad supondría una flagrante violación de la teoría especial de la relatividad de Einstein.
La inmensa mayoría de los físicos de partículas sospecharon desde el primer momento que algo se había hecho mal para obtener aquellos resultados que, además, contradecían las medidas de velocidad de neutrinos tomadas en otras observaciones y con altísima precisión. Si el anuncio de los neutrinos superlumínicos se hizo en medio de la expectación mundial en septiembre del año pasado, el punto final se pone ahora discretamente con unos datos presentados en un congreso en Japón. “Aunque este resultado no es tan emocionante como algunos habrían deseado, es lo que todos esperábamos profundamente”, comentó ayer el director científico del CERN, Sergio Bertolucci en un congreso celebrado en Kioto (Japón). 

“La historia atrapó la imaginación pública y ha dado a la gente la oportunidad de ver en acción el método científico: un resultado inesperado se ha sometido a escrutinio, se ha investigado rigurosamente y se ha resuelto gracias, en parte, a la colaboración entre experimentos normalmente competitivos entre sí. Así es como la ciencia avanza”. El experimento consiste en medir en un gran detector instalado en el laboratorio subterráneo de Gran Sasso (cerca de Roma) los neutrinos que se envían en haces desde un acelerador del CERN, a 730 kilómetros de distancia, y que atraviesan limpiamente el subsuelo. La sorpresa estaba en que los neutrinos, aparentemente, recorrían esos 730 kilómetros en menos tiempo del que habrían empleado los fotones de luz en cubrir esa distancia. Se adelantaban en 60 nanosegundos, lo que supone superar el límite máximo de velocidad establecido en la teoría de la relatividad. Los científicos de Opera, que habían mantenido intensos debates y desencuentros entre ellos antes de la presentación de sus resultados, afinaron su experimento (y siguieron obteniendo neutrinos superlumínicos). 

Mientras tanto, muchos físicos analizaron el trabajo desde diversos puntos de vista y los argumentos en contra se fueron acumulando. Otros muchos físicos, tan convencidos estaban de que los resultados eran incorrectos, que ni siquiera se molestaron en prestar demasiada atención al asunto. Por fin el pasado febrero, los responsables de Opera declararon que, al hacer un repaso minucioso de su detector, habían encontrado un par de fallos que explicarían las anómalas medidas de velocidad tomadas anteriormente. El fallo principal estaba en una conexión de fibra óptica mal ajustada; el otro residía en un temporizador. El conflicto interno en Opera desembocó en la dimisión de su portavoz, Antonio Ereditato así como de Dario Autiero, que había hecho la flamante presentación en el CERN. “Incluso cuando son particularmente inesperados o incómodos, los descubrimientos deben hacerse públicos para facilitar el escrutinio de la comunidad científica. Nunca dijimos, ni mis colegas de Opera ni yo mismo, que fuera un descubrimiento o un resultado definitivo”, escribió Ereditato en Le Science poco después de su dimisión, declinando hacer más declaraciones. 

Una vez subsanados los fallos, Opera y los otros tres experimentos de neutrinos en Gran Sasso (del Instituto Nacional de Física Nuclear italiano) se prepararon para una nueva fase (el mes pasado) de toma de datos con haces de neutrinos enviados desde el CERN. Y ahora se anuncian los resultados. Los neutrinos no superan la velocidad de la luz. 

El fallido experimento 
23 de septiembre de 2011. El físico Dario Autiero, en nombre de los científicos del experimento Opera (del Instituto Nacional de Física Nuclear italiano), anuncia haber medido una velocidad de vuelo de los neutrinos superior a la de la luz, contra lo establecido en la teoría de la relatividad especial de Einstein. La presentación se hace en el laboratorio Europeo de Física de partículas (CERN) y el artículo científico se envía a Physics Letters B. 
Octubre de 2011. Se acumulan los artículos científicos sobre el asunto, la inmensa mayoría de ellos son críticos con el supuesto hallazgo. 
Noviembre de 2011. Opera repite el experimento y obtiene los mismos resultados de los neutrinos superlumínicos. 
Febrero de 2012. Los autores admiten dos fallos en su detector, en una conexión de fibra óptica y en un temporizador. 
Marzo de 2011. Dimiten el portavoz de la colaboración Opera, Antonio Ereditato, y Dario Autiero (coordinador científico del experimento). 
Marzo de 2011. Icarus, otro experimento de neutrinos del laboratorio de Gran Sasso, anuncia que han medido la velocidad de vuelo de los neutrinos y que no supera la de la luz. 
Junio 2011. El Laboratorio Europeo de Física de Partículas dice que cuatro experimentos de Gran Sasso, incluidos Opera e Icarus, han repetido las medidas y que, según los resultados de todos ellos, la velocidad de los neutrinos es coherente con la de la luz. 

Esta noticia llegó a su fin. Si te fue de utilidad o simplemente te gustó, te invito a que veas otros titulares, por ejemplo, dentro de su misma sección. ¡Gracias por leer Positivo Digital!
Fuente: El País

 
ir arriba